Jardin de Noticias

Recordando al Movimiento del Nuevo Cancionero

El Movimiento Nuevo Cancionero (MNC), un colectivo de raíz cuyana que sentó unas bases estéticas e ideológicas para abordar la música popular y cuya influencia resonó a nivel latinoamericano, publicó hace medio siglo su declaración fundante

El grupo, entre quienes se contaban Mercedes Sosa, Armando Tejada Gómez, Tito Francia y Oscar Matus, propuso “la búsqueda de una música nacional de raíz popular, que exprese al país en su totalidad humana y regional”.

El documento suscrito el 11 de febrero de 1963 en el Círculo de Periodistas de la ciudad de Mendoza, expresó que esa música local no surgiría “por vía de un género único, que sería absurdo, sino por la concurrencia de sus variadas manifestaciones, mientras más formas de expresión tenga un arte, mas rica será la sensibilidad del pueblo al que va dirigido”.

“Hay país para todo el cancionero. Sólo falta integrar un cancionero para todo el país”, postuló el texto también firmado por Víctor Gabriel Nieto, Martín Ochoa, David Caballero, Horacio Tusoli, Berla Barta, Chango Leal, Graciela Lucero. Clide Villegas, Emilio Crosetti y Eduardo Aragón.

Suerte de botella al mar lanzada por este conjunto de artistas, se definieron como “un movimiento literario-musical, dentro del ámbito de la música popular argentina. No nace por o como oposición a ninguna manifestación artística popular, sino como consecuencia del desarrollo estético y cultural del pueblo y es su intención defender y profundizar ese desarrollo”.

En la continuidad de esa idea, se añadió que “intentará asimilar todas las formas modernas de expresión que ponderen y amplíen la música popular y es su propósito defender la plena libertad de expresión y de creación de los artistas argentinos. Aspira a renovar, en forma y contenido, nuestra música, para adecuarla al ser y el sentir del país de hoy”.

El MNC se reconoció afluente de “Buenaventura Luna, en lo literario y de Atahualpa Yupanqui en lo literario musical”, por considerarlos iniciadores “de un empuje renovador que amplia su contenido sin resentir la raíz autóctona”.

La poderosa intención del grupo y su explícito documento fundacional no tuvieron un eco inmediato en la escena artística, pero lentamente comenzó a expresar un cambio de paradigma que se vio potenciado por la atracción popular generada en torno a la impresionante voz de la tucumana Mercedes Sosa.

También la prosa filosa de Armando Tejada Gómez (expresada en canciones como “Zamba del riego”, “Coplera del viento”, “La zafrera” y “Zambita de los humildes”, todas con músicas de Oscar Matus), comenzaron a sentar las bases de un repertorio que, desde una impronta colectiva, venía a sacudir los cimientos de lo establecido.

Sin embargo es con la obra integral y conceptual “Los oficios del Pedro Changa”, de Tejada Gómez y Los Trovadores, lanzada en 1967, donde el MNC parece expresarse de manera cabal y completa sobre sus intenciones iniciales.

La pluma inflamada y comprometida de Tejada Gómez continuó aportando títulos esenciales como «Fuego en Anymaná» y la popularísima “Canción con todos” (en ambos casos creadas junto a César Isella), pero también aparecieron otros autores que ampliaron aquellas búsquedas a partir de canciones como «Zamba para no morir» (H. Lima Quintana- N. Ambros – A. Rosales), «Balderrama» (Leguizamón-Castilla) y «Pastor de nubes» (Castilla-Portal).

Esa semilla continuó surcando la canción popular argentina y enfrentando tiempos políticos con dictaduras y prohibiciones, pero, además, marcó un camino que referenció a otros movimientos como La Nueva Trova Cubana y La Nueva Canción Chilena.

Podría pensarse que aquella apuesta grupal y consecuente ha sobrevivido de la mano de solistas y conjuntos que sostienen un canto consecuente, pero tampoco debe soslayarse que la canción popular también es arreciada por las modas, los golpes de efecto y la tentación del entretenimiento en una disputa que sigue abierta y que por ello precisa no perder de vista aquellos postulados del MNC.

Fuente: https://www.telam.com.ar/notas/201302/7313-el-movimiento-nuevo-cancionero-cumplio–50-anos.html

 

Te puede interesar

Día de la Bandera Provincial

BellaFlor

Día del Antropólogo: ¿por qué se celebra este 27 de julio?

BellaFlor

Arlt, la centralidad de una literatura hecha desde los márgenes: su legado según seis escritores

BellaFlor
WhatsApp chat